Bitcoin pone al Gobierno de Nigeria en jaque

Mientras los líderes de todo el mundo se enfrentan a las criptomonedas, ¿qué sucedió cuando el país africano intentó prohibirlas? Conocer la experiencia concreta de este país africano nos puede dar claves sobre el futuro del Bitcoin y otras criptomonedas.

Una serie de factores, desde la represión política hasta los controles de divisas y la inflación desenfrenada, han impulsado el sorprendente aumento de las criptomonedas en Nigeria.

 

De la represión al Bitcoin

En marzo de 2019 el gobierno nigeriano prohibió repentinamente el acceso a divisas para las empresas de importación de textiles. Muchos empresarios, que ya habían estado sufriendo junto con la economía del país, vieron la medida proteccionista como una amenaza que acabaría de llevar al abismo a sus negocios.

Ante este contexto, muchos empresarios nigerianos empezaron a pagar a sus proveedores en bitcoins. Actualmente este país encabeza con el segundo puesto el ranking mundial en comercio con bitcoins, después de Estados Unidos.

El volumen en dólares de criptomonedas recibido por los usuarios en Nigeria en mayo de 2021 fue de $ 2.4 mil millones, frente a los $ 684 millones del diciembre pasado, según la firma de investigación de blockchain Chainalysis. De hecho, según los analistas es probable que la cifra de intercambios en Bitcoin de la economía más grande de África sea mucho mayor, con muchas operaciones imposibles de rastrear.

Resiliente Digital

Más Bitcoin, más represión

En febrero de 2021, tras el fuerte incremento de transacciones en criptomonedas dentro de su territorio, el gobierno nigeriano se asustó y prohibió las transacciones en criptomonedas a través de bancos autorizados.
El Banco Central de Nigeria ordenó a los bancos que cerraran las cuentas de todos los clientes que utilizan criptomonedas. Las instituciones financieras tendrían que «identificar personas o entidades» que realicen transacciones en cripto o enfrentar sanciones.

A finales de julio, el gobierno anunció un esquema piloto para una nueva moneda digital controlada por el gobierno, con la esperanza de reducir los incentivos para aquellos que querían usar criptografía no regulada.

El Bitcoin sigue creciendo, aunque intenten frenarlo

La prohibición fue al principio un golpe para una industria emergente de corredores de criptomonedas que dependían de los bancos comerciales para facilitar las transacciones entre vendedores y compradores. Sin embargo, muchos clientes encontraron soluciones, dijo Marius Reitz, gerente general para África de Luno, una plataforma de comercio de criptomonedas.

«Gran parte de la actividad comercial ahora se ha llevado a la clandestinidad, lo que significa que muchos nigerianos ahora dependen de canales de venta libre menos seguros y menos transparentes, así como de grupos de Telegram y WhatsApp, donde las personas comercian directamente entre sí»,

Reitz. dicho.

La prohibición ha hecho que el comercio de criptomonedas sea más difícil de monitorear y también menos seguro.

«Esto también significa que los reguladores ahora tienen un nivel reducido de visibilidad y control del mercado, y desafortunadamente esto puede exponer a los consumidores a un mayor riesgo de ser defraudados».

Si bien algunas plataformas experimentaron un éxito en los intercambios, para otras, la represión ha aumentado la demanda de criptomonedas, no la ha reducido. En los primeros cinco meses de 2021, según la plataforma LocalBitcoins con sede en Helsinki, los nigerianos cotizaron un 50% más que en el mismo período del año pasado.

Tras unos meses después de estas medidas, lo que se percibe es que no se ha logrado frenar el comercio ni los intercambios, más bien el uso de criptomonedas no reguladas sigue aumentando.

Nigeria tiene una de las poblaciones más jóvenes del mundo y está lista para las finanzas digitales. El país tiene a muchos ciudadanos buscando formas de escapar de la pobreza generalizada, y esto hace que los esquemas piramidales estén proliferando cada vez más.

El comercio de divisas es una actividad diaria para muchos. Las remesas a Nigeria de quienes trabajan en el extranjero, que valían más de $ 17 mil millones en 2020, han jugado un papel importante.

Además, las monedas digitales se ven como un seguro contra las fluctuaciones del tipo de cambio. El valor de la naira nigeriana se ha desplomado casi un 30% frente al dólar en los últimos cinco años.

Criptomonedas para la disidencia en Nigeria

También hay factores políticos, ya que algunos ven las criptomonedas como una protección vital contra la represión gubernamental. Un ejemplo claro de esto ha sido la ola de manifestaciones que empezó el pasado octubre de 2020 en Nigeria. Miles de personas marcharon contra la brutalidad policial y la infame unidad policial Sars.

Las protestas de «EndSars» vieron abusos por parte de las fuerzas de seguridad, que golpearon a los manifestantes y utilizaron cañones de agua y gases lacrimógenos contra ellos. Más de 50 manifestantes murieron, al menos 12 de ellos abatidos a tiros en el peaje de Lekki en Lagos el 20 de octubre.

La represión también fue económica, ya que se suspendieron repentinamente las cuentas bancarias de organizaciones de la sociedad civil, grupos de protesta e individuos a favor de las manifestaciones.

La Coalición Feminista FemCo, por ejemplo, recaudó fondos para los grupos de protesta. No se hizo esperar una nueva medida represiva, ya que el Gobierno también suspendió las cuentas de estas mujeres, y el grupo comenzó a recibir donaciones de bitcoins, y finalmente recaudó $150,000 para su fondo de lucha a través de la criptomoneda.

Jack Dorsey, el fundador de Twitter y un destacado defensor de las criptomonedas, compartió la página de donación de bitcoins de FemCo, lo que provocó la ira del gobierno de Nigeria, que acabó por suspender el acceso a Twitter en Nigeria.

Estos episodios han ido reforzando la necesidad de muchos nigerianos de asegurarse contra los movimientos repentinos de las autoridades. Muchas organizaciones ahora mantienen algunas de sus finanzas en criptomonedas.

La Comisión de Bolsa y Valores de Nigeria y otras instituciones están empezando a cambiar su enfoque, y son más partidarios de crear un entorno más regulado para las transacciones de criptomonedas.

Las medidas contra las criptomonedas en otros países

La experiencia de Nigeria ofrece lecciones para los gobiernos de todo el mundo, muchos de los cuales ahora están pensando en cómo regular las monedas digitales.

Los reguladores de la UE han establecido planes para hacer que las monedas digitales sean más rastreables, con el fin de combatir las economías sumergidas, el blanqueo de dinero y el fraude fiscal.

El canciller de Gran Bretaña, Rishi Sunak, está buscando crear una versión de criptomoneda controlada por el banco central.

En la China rural, se están apagando masivamente filas de ordenadores de minería de datos, ya que el partido gobernante impuso una prohibición a las transacciones con Bitcoin en mayo.

En otros lugares del mundo, como Egipto, Turquía y Ghana, se ha tratado de tomar medidas drásticas contra el comercio de criptomonedas, desconfiando de los movimientos potencialmente vastos de fondos digitales más allá de sus controles regulatorios.

Bitcoin: los pros y los contras

Bitcoin fue la primera criptomoneda, creada en 2009, y sigue siendo la más conocida y valiosa. Es un activo digital o virtual, que opera fuera del sistema bancario tradicional, y su influencia se ha disparado, con un número creciente de empresas que ahora aceptan Bitcoins como forma de pago.

Cada bitcoin es esencialmente un token digital que contiene una clave secreta que demuestra a cualquier persona de la red a quién pertenece.

En la práctica, cada bitcoin es un acuerdo colectivo de todos los demás ordenadores en la red bitcoin de que el token es real, creado por un “minero” de bitcoin y luego adquirido a través de una serie de transacciones legítimas.

Cada vez que se gastan bitcoins, toda la red sabe que su propiedad ha sido transferida. Cada transacción se almacena en un registro público duradero llamado blockchain, que sustenta todo el sistema, lo que permite rastrear el historial de una moneda y evitar que las personas gasten monedas que no son de su propiedad.

Para los muchos defensores de bitcoin, el sistema virtual tiene varias ventajas, desde la forma en que la cadena de bloques se puede usar para rastrear cosas distintas al dinero simple, hasta el soporte de «contratos inteligentes«, que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen ciertas condiciones.

Pero la mayor ventaja de bitcoin es que está descentralizado y es extremadamente resistente a la censura o al control regulatorio de una sola entidad. Es posible observar un pago de bitcoin en proceso, pero nadie puede detenerlo.

Esto ha hecho que los gobiernos sean cautelosos: en un sistema financiero convencional, los bancos pueden congelar cuentas, examinar los pagos por blanqueo de dinero o hacer cumplir las regulaciones.

Gracias a la naturaleza descentralizada de las redes de criptomonedas, las personas han podido realizar pagos internacionales desde economías cerradas o fuertemente restringidas, pero esto también las ha convertido en un refugio para actividades ilegales, desde el ciberdelito hasta el blanqueo de capital y el tráfico de drogas.

Otra preocupación sobre los bitcoins es que dañan el medio ambiente. La minería de Bitcoin, el proceso en el que se otorga un bitcoin a un servidor que resuelve una serie compleja de algoritmos, consume grandes cantidades de energía. De hecho, de acuerdo con una herramienta de la Universidad de Cambridge, el Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin de Cambridge, que mide el uso de energía de la moneda, la huella de carbono de esta “minería” en todo el mundo es actualmente similar a la de todo Chile.

Los defensores de bitcoin apuntan a esta crítica diciendo que la minería se realiza cada vez más con electricidad de fuentes renovables. Es cierto que la cantidad de energía consumida por bitcoin se ha reducido significativamente este año, pero persisten las preocupaciones. Los ambientalistas argumentan que los mineros tienden a instalarse donde la electricidad es más barata, que puede ser en lugares con energía generada por carbón.

Conclusión

Analizar lo que sucede en otros países nos da información clave para saber escenarios posibles futuros que podemos encontrar en nuestro país. El Bitcoin todavía tiene desventajas ambientales y riesgos, pero esta y otras criptomonedas son una alternativa a monedas convencionales que pueden limitar libertades en un momento dado.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation