Cómo evitar que un sistema de reconocimiento facial nos identifique

El mundo avanza con grandes oportunidades que la tecnología nos ofrece, pero también aparecen amenazas como la vigilancia. En este contexto, es posible que te preguntes cómo defenderte de ese exceso de control. Por ejemplo, cómo evitar que un sistema de reconocimiento facial nos identifique. Hay diversas técnicas para lograrlo: máscaras faciales impresas en 3D, maquillaje, luces infrarrojas y patrones complejos para esquivar al ojo que todo lo ve.

La tecnología se está desarrollando de manera particularmente rápida gracias a los enormes recursos que le están aportando tanto los gobiernos como las corporaciones privadas.

No están gastando ese dinero en aras del esfuerzo científico, están invirtiendo en la tecnología porque planean usarla.

 

Las redes sociales, nuestro peor enemigo

Para que el software de reconocimiento facial funcione como el que se muestra en las películas distópicas tendría que haber una enorme cantidad de fotos de muestra de cada individuo. Esto parecería difícil en otro mundo distinto al nuestro, ¿pero acaso los millenials no se pasan el día haciéndose selfies y colgando sus retratos virtuales en las redes?

Dicho esto, y teniendo en cuenta que la tecnología cada vez se va perfeccionando más, tanto a nivel de software como de hardware, seguimos pudiendo evitar el reconocimiento con ciertos trucos que vamos a ver.

Resiliente Digital

El clásico ‘tápate la cara’

Nada como esconderse de la foto para no salir, así de simple es este método de protección contra la economía de la vigilancia.

Ahora bien, para que no quede tan evidente que intentas hacer eso, puedes buscar otras excusas como el uso de un burka por motivos religiosos o una máscara por motivos de salud.

También puedes apoyarte en la moda, con accesorios como gafas, sombreros, pañuelos y demás. Incluso el maquillaje o la pintura facial sirven para alterar la forma de la cara, dificultando a la IA detectar patrones y definir rostros. Eso sí, no sirve cualquier maquillaje colocado al azar. Los puntos faciales clave deben ocultarse de maneras específicas para engañar al sistema.

Un artista llamado Adam Harvey diseñó un conjunto de herramientas de maquillaje de vanguardia y consejos de estilo que pueden hacer que la IA no reconozca las caras.

Maquillaje de vanguardia

Maquillaje de vanguardia

La técnica se ha ido extendiendo y se está haciendo popular, se está presentando en museos y se denomina CV Dazzle.

Hay que tener en cuenta que antes del COVID había varios países en los que se estaba prohibiendo el enmascaramiento, especialmente con motivo de la lucha anti-terrorista.

Es cierto que la pandemia mundial ha perjudicado ciertas libertades, como la de movimiento por ejemplo. Sin embargo, si algo positivo ha traído en ese sentido es que ahora con las mascarillas en todo el mundo es más difícil el control facial.

Máscaras de tipo tecnológico

La tecnología puede ayudar a manipular la percepción de las cámaras de reconocimiento facial, con el fin de proteger la privacidad.

Por ejemplo, las gafas de LEDs infrarrojos permiten que la luz sea casi invisible para el ojo humano pero muy visible para las cámaras electrónicas. Así, se ciega a la cámara para que no pueda diferenciar el rostro, pero resulta casi imperceptible a los ojos de la gente.

Gafas de LEDs infrarrojos

Gafas de LEDs infrarrojos

De hecho, Isao Echizen, un profesor universitario japonés diseñó unas gafas con LED que impiden el reconocimiento facial.

El dispositivo está equipado con «un LED de infrarrojo cercano que agrega ruido a las imágenes fotografiadas sin afectar la visibilidad humana».

La confusión, alternativa a cubrir la cara

Hay otra técnica que se utiliza para defenderse del reconocimiento facial, que consiste en confundir en vez de evitar que se vea el rostro. Si el maquillaje y los LED son como un disfraz, el camuflaje HyperFace, aún en prototipo, sería como una distracción.

En lugar de intentar evitar que el sistema detecte una cara, el objetivo es abrumarlo haciéndole ver demasiadas caras. El patrón se puede imprimir en bufandas o gorros, por ejemplo, o en cualquier cosa que se pueda usar cerca del rostro real de una persona.

No basta con proteger la cara, no lo olvidemos

Es importante entender que las técnicas de vigilancia se basan en algo más que el reconocimiento facial. Existen métodos para acceder a los teléfonos personales y a otros datos que los gobiernos recopilan (como el domicilio fijo, los ingresos, el trabajo y otra información personal).

El reconocimiento facial es sólo una herramienta dentro de un conjunto de herramientas para identificar a los individuos. Y aunque hay técnicas exitosas para evitar el reconocimiento facial, hay otras formas de triangular a un individuo, negar el reconocimiento facial sólo limita ese sistema en cierta forma.

Conclusión

Por mucho que hagamos a nivel individual, si no se toman medidas de carácter general para proteger la privacidad, estaremos perdidos. Se necesitará el compromiso de gobiernos y corporaciones para que la búsqueda de seguridad no vaya en detrimento de la libertad, sino que la tecnología trabaje al servicio de ambos objetivos.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation