El Derecho a Reparar nuestros ordenadores, teléfonos móviles y ahora… ¡Tractores!

John Deere es una de las marcas más conocidas por la Agricultura en América y está a punto de tener el año más rentable de su historia. Estás pronosticados alrededor de $ 7.7 mil millones en su año fiscal. Eso sería un récord.

Pero mientras los accionistas de John Deere y los ejecutivos no podrían estar más felices, John Deere ha estado en una batalla en dos frentes:

  • una huelga sindical masiva de trabajadores y
  • una batalla legal con los agricultores en relación con los derechos de reparación de las máquinas

Un poco después de 2000, los tractores cambiaron de ser estrictamente solo una fuente de energía y todo llegó a ser mucho más informatizado. Ahora todos son básicamente sistemas drive-by-wire donde no hay conexión física entre cualquiera de nuestros mandos en el tractor, excepto un trozo de hierro.

Y cada generación de tractores cada vez está más informatizada. Sorprende a la gente todos los días cuán tecnológicamente sofisticado es el equipo, por ejemplo con guía satelital con sistemas GNSS,

El rendimiento de la agricultura ha mejorado exponencialmente. Ahora la computadora del tractor puede mostrarnos la humedad, puede mostrarnos el rendimiento, nos puede mostrar algunos componentes diferentes en la cosechadora. Hace 20 años, el maíz de regadío rendía la mitad y ahora con toda esta tecnología, el doble.

Entonces, si los cultivos obtienen un rendimiento del 40% en 10 o 20 años, se necesita un equipo más grande y más rápido para cosechar.

Y esas máquinas más grandes y rápidas han aumentado la productividad en un 1,4% estimado por año durante los últimos 70 años y los agricultores estadounidenses ahora producen un rendimiento promedio de maíz de alrededor de 175 hectáreas por acre.

Y luego llegó información realmente valiosa e tiempo real, que empieza a mover los mercados en lo que parece la cosecha: Así que ahora uno de estos enormes cosechadores dirá, en tiempo real, a través de un módem, debajo del trasero del granjero a Deere y quién sabe dónde, ¿a Goldman Sachs tal vez?

El granjero puede trabajar más horas,especialmente con los sistemas de autodirección y autoguiado, conseguir muchas más horas, no están cansados al final del día. El factor de eficiencia es excelente cuando funciona.

Desafortunadamente, como toda la electrónica, no siempre funciona.

Y ahí es donde hay una trampa.

Mientras que la tecnología en un tractor o cosechadora John Deere hace que la agricultura sea más fácil que nunca, hay preocupaciones muy reales de algunos agricultores cuando se trata de reparar ese equipo, porque a partir de ahora, no pueden.

John Deere y otras empresas de maquinaria agrícola no permiten que los agricultores arreglen su propio equipo sin mecanico matriculado.

Bloqueos en los tractores de John Deere

La empresa colocó bloqueos de software en el equipo que solo los distribuidores autorizados pueden desactivar, evitando que los agricultores o un taller de reparación independiente diagnostiquen y reparen una máquina. También puede apagar máquinas de forma remota en cualquier momento (como se demostró cuando los rusos robaron equipos agrícolas ucranianos el año pasado). Estas limitaciones han llevado a algunos agricultores hartos a piratear sus tractores, algo que se supone que este nuevo acuerdo remediará.

Para Deere y sus concesionarios, las piezas y los servicios son de tres a seis veces más rentables que las ventas de equipo original según documentos de la empresa.

Históricamente, los agricultores siempre han reparado su propio equipo. Actualmente, los agricultores no tienen acceso a los sistemas informáticos de sus equipos agrícolas.

Lo que arreglas en el tractor no es necesariamente una parte móvil, puede ser algo que se tenga que arreglar en el software o presionando un botón de reinicio para su computadora.

Han tenido algunos casos donde les sale un código de error en el panel y es básico. Lo buscan y dice: «Llame a su distribuidor». Así que el distribuidor tiene que visitarlos. y enchufar su ordenador al tractor, y tienen que diagnosticar cuál es el problema.

Y hay literalmente miles de millones de dólares en juego para John Deere cuando se trata de reparaciones. Ganan mucho dinero en los concesionarios de repuestos y reparaciones porque, francamente, tienen el monopolio, y ese monopolio se ha mejorado significativamente por estos controles de software en el tractor moderno. Nadie más puede «meterles mano».

Las ventas anuales de repuestos aumentaron un 23% a $ 6.8 mil millones de 2013 a 2020, mientras que las ventas totales de equipos agrícolas de Deere cayeron 20% a $ 22.3 mil millones.

Los agricultores dicen, «Hemos estado reparando estas cosas desde siempre». Los agricultores saben cómo arreglar las cosas, saber cómo mantener las cosas funcionando en el campo.

John Deere es el objetivo de una posible demanda colectiva federal alegando violaciones antimonopolio vinculadas a sus políticas de reparación.

Mientras los agricultores esperan para que se pronuncie sobre el derecho a la reparación,algunos están tomando el asunto en sus propias manos mediante el uso de tecnología de mercado gris ejecutar diagnósticos en su propio equipo.

Resiliente Digital

Hackeo de tractores

Cuando te rebelas contra una barrera tecnológica, lo hackeas Y hay un número de agricultores que se han valido de la reparación de John Deere y software de diagnóstico de lugares como Hong Kong y otros mercados donde se venden cosas sin las licencias adecuadas, el mercado negro de software, o en este caso, es realmente un mercado gris.

En este momento, el derecho a reparar todavía está avanzando. Pero su futuro es todo menos seguro.

Los peligros de permitir que compañías como Apple, John Deere, Microsoft o Sony monopolicen las opciones de reparación.lo que hace que la reparación de las cosas que posee sea más difícil y mucho más costosa.

Noticia de preacuerdo entre John Deere y los agricultores en USA

Al igual que Apple y otras empresas más grandes que intentan monopolizar la reparación, John Deere sigue prometiendo que las cosas pronto serán diferentes. Como la semana pasada, cuando Deere firmó un «memorando de entendimiento» con la Federación Estadounidense de Oficinas Agrícolas en la que prometió que la empresa se asegurará de que los agricultores tengan derecho a reparar su propio equipo agrícola o acudir a un técnico independiente:

«Para que los agricultores continúen teniendo las herramientas y los recursos para diagnosticar, mantener y reparar sus equipo»

Las empresas que han construido monopolios de reparación lucrativos pero dañinos quieren desesperadamente frustrar el creciente impulso por la legislación sobre el derecho a reparar. Y han tenido un éxito significativo no solo en anular muchas de esas leyes antes de que puedan aprobarse, sino también en diluir cualquier proyecto de ley que logra sobrevivir. El otro problema es que Deere ha hecho promesas similares antes.

El timepo dirá si esto da resultado reforma, y no se convierte todo en una obra de teatro.

Marketing Automation