Facebook y Mark Zuckerberg, más vivos que nunca

En los últimos meses hemos podido ver cómo Facebook se ha visto envuelto en numerosas polémicas.

¿Es el principio del fin del imperio de Zuckerberg?

Muchos detractores daban (equivocadamente) a Mark Zuckergerg y su red social Facebook por muertos. Es cierto que en términos de engagement, quienes publican tanto en Facebook como en Instagram habrán podido comprobar la increíble prevalencia de la red social visual móvil en este sentido.

Entre los escándalos de privacidad y la bajada de engagement en los posts orgánicos, muchos han pensado que estamos ante el final de esta red social. No olvidemos, de todas formas, que Facebook es la red social más grande, con más de 2.000 millones de usuarios activos. Además, aparte de los posts orgánicos, hay millones de anuncios de pago al día en esta red social, con resultados tan atractivos que las grandes empresas siguen invirtiendo allí.

Resiliente Digital

Facebook no es Facebook Inc.

Eso sí, no hay que confundirse entre el nombre de la red social Facebook con Facebook Inc., la empresa que dirige Mark Zuckerberg, dueña también de WhatsApp, Instagram, Oculus y otras tantas empresas más. De hecho, todos los miles de millones diarios que las compañías invierten en campañas patrocinadas en Facebook, se distribuyen por toda su red.

La multa de los 5.000 millones de USD a Facebook

Pese a su éxito ascendente, hace solo unos días Facebook recibió otra multa de la FTC (Federal Trade Comission) de nada menos que 5.000 millones de dólares). Suena a una cifra enorme, que podría hundir todo el imperio, pero en realidad para la gigante tecnológica esta multa representa solo calderilla. Mientras tanto, la información de los usuarios sigue en juego, y las polémicas no cesan.

Para los analistas de bolsa, incluso la noticia de la multa fue buena (por pequeña), ya que la empresa la esperaba y las acciones subieron el día del anuncio de la multa de la FTC un 1%. Además, The New York Times informó que ‘ninguna de las condiciones del acuerdo restringirá la capacidad de Facebook para recopilar y compartir datos con terceros’.

Noticias como éstas desesperan a los detractores de Facebook y de Mark Zuckerberg, especialmente porque siempre sale prácticamente impune de todos los escándalos. 

Salió libre de las denuncias sobre privacidad desde el mismo comienzo en Harvard. Cuando los estudiantes de la universidad donde nació Facebook subieron fotos y otra información personal a la red social en sus primeros pasos digitales, Zuckerberg los ridiculizó y se ofreció a compartir con un amigo los detalles de cualquier persona que le interesara. 

7 problemas que amenazan a todas las empresas

Facebook y la protección de datos personales

De forma reiterada Facebook ya en sus inicios superó los límites de privacidad en términos de los datos recopilados y lo que hizo con esa información. Cuando surgieron controversias acerca de ello, como ocurrió en repetidas ocasiones, la empresa simplemente dio un paso atrás para seguir avanzando silenciosamente poco después.

La polémica de Cambridge Analytica resonó mucho más ampliamente entre el público que los errores previos de privacidad de la compañía. Probablemente esto se deba a la magnitud de la filtración de datos (hasta 87 millones de usuarios se vieron afectados) y debido a los vínculos de Cambridge Analytica con la campaña electoral de Trump.

La compañía de Zuckerberg ya estaba vigilada de cerca por el secuestro de su servicio por parte de figuras vinculadas a Rusia, para difundir propaganda que benefició a la campaña de Trump durante esas elecciones. 

Más tarde, la filtración de Cambridge Analytica venía a sugerir que el servicio dado por Facebook había jugado otro papel oculto en la victoria de Trump, permitiendo que explotara los datos de los usuarios de Facebook (recopilados sin su conocimiento) para segmentarlos en sus campañas electorales.

¿Cómo fiarse de la seguridad de nuestra información almacenada en Facebook?

¿Cómo fiarse de la seguridad de nuestra información almacenada en Facebook si el propio magnate no lo hace, porque borró la suya?

A la FTC le tiembla el pulso, al menos eso es lo que se puede deducir de las ridículas multas que recibe Facebook Inc. tras todo lo que ha ocurrido. 

¿Estamos ante un imperio que va más allá de la pura tecnología? Puede que empecemos a ver una tendencia que nos lleva a ver que el poder empresarial de las grandes tecnológicas es mayor que el de muchos países.

En la línea del magno poder que ostenta el laureado Mark Zuckerberg, hace un mes la compañía anunció su criptomoneda: Libra. A su favor señalan que ellos solo tendrán un voto, como el resto de accionistas tales como Uber, Visa, etc. Además, Facebook está lanzando una compañía subsidiaria también llamada Calibra que maneja sus tratos criptográficos. 

Hay quien considera que la decisión de Facebook de lanzar libra tiene más privacidad y descentralización de lo que los detractores del imperio Zuckerberg esperaban. ¿Será cierto?

Pese a las defensas a favor de Facebook Inc., no hay que olvidar que el riesgo es muy alto para los usuarios, y que los intereses de empresas e instituciones pueden poner en cuestión la veracidad de las noticias que nos llegan. 

La duda está servida, la polémica está sobre la mesa… y lo que nos jugamos es la libertad y la privacidad. Hay demasiados intereses en juego, pero el usuario es el que sale perdiendo de toda esta partida. Por eso algunos pensamos que si los gobiernos o la regulación no ponen remedio, tendremos que hacerlo nosotros mismos como individuos.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation