La inteligencia artificial también le quitará trabajo a las modelos

Los modelos digitales y los influencers están penetrando con éxito en la industria de la moda desde todos los ángulos.

Este sector está cambiando a toda velocidad en los últimos años, y se espera que el siguiente paso será que la inteligencia artificial podrá quitar directamente el trabajo a las modelos. Así lo explicaba en Vogue recientemente la modelo Sinead Bovell, con una visión futurista muy sorprendente, que explica casos como el de la primera supermodelo digital del mundo Shudu, o el de inteligencia artificial @LilMiquela en Instagram.

Tal como explica Bovell, DataGrid es un equipo tecnológico japonés cuyos algoritmos de IA amenazan directamente su trabajo. Por su parte, el gigante alemán del comercio electrónico, Zalando ha publicado trabajos de investigación sobre esta tecnología. Parecería ser solo cuestión de tiempo hasta que los gigantes de la moda se suban al carro de esta ola creciente.

LilMiquela, una modelo hecha por IA que está triunfando en Instagram

Miquela es una influencer muy popular, una It Girl que tiene más de 2 millones y medio de seguidores en Instagram. Es de color, es artista… y además no es humana en realidad. No tiene DNI, ni realmente sufre ni siente nada de lo que dice en su perfil.

De hecho, en realidad solo es producto de la imaginación de un fotógrafo llamado Cameron-James Wilson y de la copywriter Ama Badu. En resumen, Miquela no es real y finge ser quien no es, y de hecho Miquela podría ser cualquiera en el sentido de que el público no tiene idea de quién está tirando de sus hilos.

Resiliente Digital

El COVID 19 no ha hecho sino acelerar esta tendencia en alza

La pandemia del coronavirus ha afectado directamente a la necesidad de este tipo de soluciones digitales. Ante la situación mundial de cuarentena, los riesgos de contagios y las medidas de distanciamiento social, qué mejor que evitar que las modelos se desplacen físicamente, y que entren en contacto muchas personas trabajando en el mismo espacio.

Wilson, el creador detrás de Shudu, ha explicado que su agencia de modelos digitales ha experimentado ‘un aumento masivo en las consultas desde el cierre tras la crisis del COVID-19’. Por su parte, Anifa Mvuemba, diseñadora de moda y directora creativa de Hanifa, una línea contemporánea de ropa para mujeres, recientemente fue noticia cuando lanzó su colección en Instagram Live usando modelos 3D en una pasarela virtual. Ella planteó la pregunta a sus seguidores de Twitter: ‘¿Podría ser éste el futuro de la moda?’

Ha habido respuestas de todo tipo, algunas personas defendiendo esta tendencia en alza y también muchas criticando el giro hacia el auge de la IA en detrimento de la humanidad.

Lo que está claro es que pase lo que pase la moda, como todos los sectores, tendrá que aprender de la situación del coronavirus, y al mismo tiempo deberá saber adaptarse, aprovechando el potencial tecnológico.

Edwards-Morel, el experto en diseño de moda en 3D, está aconsejando actualmente a las modelos reales que ellas mismas se creen un avatar digital. De hecho ya son muchas las marcas personales que alteran sus imágenes digitales y se vuelven así más originales, atractivas y eficientes al mismo tiempo.

No es oro todo lo que reluce en Instagram

Aparecen varias repercusiones que generan debate en torno a este tema, por ejemplo el hecho de que se quita el trabajo a modelos reales. ¿Tendrán la posibilidad de luchar las modelos reales contra unas nuevas modelos competidoras que no son sujetos de derechos ni obligaciones en sí mismas?

Por otra parte, hay problemas importantes de transparencia y autenticidad porque las creencias y opiniones en realidad no pertenecen a los modelos digitales, sino más bien a los creadores de los modelos. Pueden surgir conflictos como por ejemplo, que una modelo artificial hable en primera persona en su cuenta de Instagram como persona de color, LGBTQ u otros, y algunos se preguntan si realmente tienen derecho a hablar sobre esos temas como experiencia propia, sin serlo realmente.

Para los usuarios de Instagram, que exigen cada vez más a las marcas la mayor autenticidad posible, esto puede ser visto como un engaño y algo muy negativo. Sin embargo, alguien también podría decir si acaso es real una mujer por mucho que exista, si todo lo que explica en su cuenta de Instagram está retocado con Photoshop, manipulado con un copy edulcorado y absolutamente maquillado.

Ventajas de las modelos de IA

Con todo, hay muchos que defienden esta tendencia, alegando entre otras cosas a que las modelos digitales basadas en IA suponen un gran ahorro energético. Menos gasto de electricidad para las sesiones de fotos, no hace falta gastar en las prendas textiles, ni se necesita tanto equipo presente. Basta con un ordenador y un solo diseñador para tener todo listo. Sin duda esto es positivo tanto a nivel de huella ambiental como desde el punto de vista de eficiencia y rentabilidad económica.

Una vez más, el desarrollo de sistemas tecnológicos cada vez más avanzados demuestra que hay oportunidades extraordinarias de progreso. Al mismo tiempo, surgen cuestiones sociales, éticas y políticas que deben ser analizadas, para que el avance no se convierta en contraproducente.

¿De qué nos sirve una sociedad más avanzada, sostenible y eficiente si las personas cada vez son menos libres y están menos satisfechas en ella?

Aprender a gestionar los recursos de manera óptima no debe estar separado de orientar estos esfuerzos a mejorar la vida de las personas, generando oportunidades de más libertad, bienestar y oportunidades para todos.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation