Los cacos se digitalizan: nuevas formas de robo en los supermercados con autocobro

Hoy en día la tecnología permite que los clientes se ahorren colas en el supermercado, con las cajas de autocobro. Pero bajo la idea atractiva de poder automatizar procesos, se esconde una cruda realidad: ha aparecido masivamente una nueva forma de robo en supermercados.

El mundo avanza, pero también con ello los delitos, y la creatividad para algunos está más centrada en hurtar que en producir valor. 

Cajas de autocobro autopago en Estados Unidos

Cajas de autocobro autopago en Estados Unidos

¿Héroes o villanos?

Ya desde el clásico símbolo de Robin Hood, no siempre los hurtos han estado mal vistos por la opinión pública. El rotundo éxito de la serie española la Casa de Papel es un claro ejemplo de ello. 

Por eso no es de extrañar que muchos se estén sumando a esta tendencia, sin escrúpulos o incluso con relatos que legitimen estas acciones, en un mundo en crisis como el actual, con tanta desigualdad.

Han aparecido incluso una serie de términos y trucos para robar en supermercados que se mueven en foros, como el «truco de la banana», que consiste en pasar filetes como si fueran patatas.

Otra fechoría de moda entre cacos de autocobro es “the switcheroo”, que básicamente consiste en pasar un código de barras de algo barato para cobrarte algo caro. 

Entre ejemplos de picaresca que encontramos en supermercados está la original forma que encontró un joven francés hace unos meses en un pueblo del país vecino. Esta persona robó una Play Station al pagarla en una caja de autocobro a peso, como si fuera fruta.

Resiliente Digital

Los supermercados y el Autocobro, ¿damnificados o beneficiados?

Podríamos pensar que los robos en cajas de autoservicio son un problema para los supermercados o grandes tiendas. Evidentemente, nadie quiere perder dinero a costa de algún aprovechado que roba artículos sin pagarlos. 

Sin embargo, la cuestión es ver los números con visión global y analizar lo que las grandes superficies tienen a perder y a ganar.

Pongamos que el objetivo de los pagos automáticos es ahorrar unas cinco mil horas hombre anuales (14 horas al día, en este ejemplo).

En términos de salario serían unos 51.000€ en salario de cajero (10€/hora), otros 10.000€ en impuestos asociados, y pongamos que 10.000 más derivados de errores, cancelaciones, falibilidad… 

Añadamos incluso unos pocos miles finales al año en costes de seguros y supervisión (papeleo, capacitación, etc.). 

Pues bien, ahora calcula si el robo supera esa desorbitada cantidad resultante. ¿Ya lo has hecho? Es fácil deducir que no habrá robos tan elevados. 

En cuanto al coste de instalar la caja de autocobro, ronda los 10.000 euros y, dependiendo de la cantidad de tickets, la inversión se recupera en un año en general.

Instalar la caja de autocobro ronda los 10.000 euros y, dependiendo de la cantidad de tickets, la inversión se recupera en un año en general.

El mayor estudio sobre el robo en supermercados con Self-Checkout (SCO)

ResearchGate ha hecho el mayor estudio de robo en supermercados.

 

Este informe se centra en cuantificar los riesgos asociados con tres formas de tecnología de auto-escaneo y verificación (SCO):

  • Fijo (el consumidor escanea en una máquina designada)
  • Scan and Go (el minorista le proporciona al consumidor una pistola de escaneo) y
  • Mobile Scan and Go (el consumidor usa su propio dispositivo móvil para escanear los productos).

Además, proporciona una revisión crítica de las diversas formas en que estos riesgos pueden ser controlados y gestionados. Se basa en datos recopilados de 13 empresas minoristas y dos proveedores de tecnología SCO (Self-Checkout).

Se realizaron entrevistas con 73 partes interesadas clave de estas empresas y se realizaron 11 visitas a tiendas para revisar las tecnologías en uso.

Además, se recopiló una variedad de puntos de datos de los minoristas participantes, que incluyen:

  • 140 millones de transacciones Scan and Go;
  • 17 millones de auditorías de transacciones;
  • 486,000 artículos encontrados que no han sido escaneados;
  • análisis de video de € 72 mil millones de transacciones SCO fijas;
  • y datos comparativos de contracción2 de miles de tiendas minoristas.
  • Es el estudio más completo hasta la fecha sobre la escala y el alcance de las pérdidas asociadas con las tecnologías SCO.

Los productos más robados eran, por cantidad:

  • Bolsas de plástico
  • Leche
  • Plátanos y Bananas
  • Limones
  • Pimientos

y por valor:

  • Latas de cerveza
  • Pollo y Pavo
  • Carne
  • Leche
  • Vino
7 problemas que amenazan a todas las empresas

¿Conclusión?

Con una sola persona supervisando todas las cajas de autopago, se evitan robos puntuales y se ahorran miles de costes al año en empleados cobrando ellos mismos en cajas. 

Además, los supermercados tienen una opción adicional como medida de seguridad, más allá de poner a personas vigilando o cámaras. 

No puedes colocar un producto en la cesta de la máquina sin que antes la hayas pasado por el lector, ya que dichas cestas tienen un peso. Tienen pesados todos los productos, y si colocas algo en ellas sin pasarlo, avisa al empleado que tienen al cargo y además no te deja seguir con la compra. 

El tema es que la picaresca ya sabe esas medidas de seguridad, y siguen avanzando nuevos trucos para poder robar productos de igual peso, evitando ser vistos, etc.

Con todo, las cifras casi astronómicas de pagar a personal siguen sin compensar a los supermercados, por muy sofisticada y habitual que se vuelva la delincuencia en supermercados.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation