Los trabajadores de Canon volverán a la oficina, pero solo si sonríen

Parece un capítulo de Black Mirror, pero es real: Canon ha encontrado una forma extraña de impulsar la felicidad en su trabajo. No ha contratado a un equipo de coaches para que motiven a su gente ni ha optado por subir sueldos, sino que ha preferido invertir sus recursos en una tecnología de IA que identifica sonrisas.

Así lo explica un reciente informe de The Financial Times. La empresa tecnológica ha empezado a practicar un control facial mediante cámaras en su filial china. Es más, los propios directivos de Canon en China anunciaron esta puesta en marcha el pasado octubre de 2020.

Los trabajadores de Canon volverán a la oficina, pero solo si sonríen

Los trabajadores de Canon volverán a la oficina, pero solo si sonríen

Solo los trabajadores sonrientes pueden entrar en una sala o programar una reunión. ¿Caras serias? Entonces el sistema de videocámara interpreta que no te puede dar permiso.

La iniciativa de Canon Information Technology ha despertado una gran polémica. ¿Tiene derecho la empresa a ese nivel de control de sus trabajadores mediante algoritmos e IA? No es la única empresa que esté empezando a usar esa clase de control del personal.

El software de monitoreo remoto se ha utilizado durante mucho tiempo y es popular en las industrias que almacenan y procesan datos valiosos, como los servicios financieros. En estos casos, estas herramientas pueden permitir a las empresas garantizar que la información importante no se comparta fuera de la organización, así como evitar la pérdida de datos.

Pandemia y más control del trabajador

El contexto actual de pandemia ha dado lugar a un aumento del teletrabajo, y es normal que los empresarios estén preocupados por la productividad de sus empleados. Con todo, no se justifica el abuso de control que algunas empresas están ejerciendo.

Según una investigación de Skillcast y YouGov en diciembre de 2020, hasta una de cada cinco empresas ahora está utilizando tecnología capaz de rastrear la actividad en línea de los trabajadores, o tiene planes de hacerlo en el futuro.

Hay empresas que usan programas que instalan en los ordenadores para monitorizar la productividad. Por otro lado, se instalan cámaras de circuito cerrado en zonas de ocio y almuerzo para ver cuánto tiempo dedican.

Hay incluso casos de empresas que rastrean los movimientos de los trabajadores fuera de la oficina mediante aplicaciones en sus smartphones.

Una investigación de Prospect en diciembre encontró que dos tercios de los teletrabajadores en el caso de Reino Unido se sentían incómodos con el uso de la tecnología de vigilancia.

Cómo se sienten los trabajadores acerca de la tegnología del monitoreo y vigilancia

Cómo se sienten los trabajadores acerca de la tegnología del monitoreo y vigilancia

La encuesta también encontró que alrededor de la mitad (48%) de los trabajadores dijeron que pensaban que la introducción de software de monitoreo dañaría su relación con su gerente; esto aumentó al 62% entre los trabajadores más jóvenes.

Muchas suites de software modernas como Microsoft 365 vienen con herramientas de vigilancia integradas. Esto también ha sido motivo de crítica y polémica.

Algunos, en vez de centrarse en analizar su productividad y resultados, optan por controlar qué hacen e incluso cómo está su cara. Al menos el caso de Canon, por distópico que suene, es evidente y salta a la vista. Hay otras formas de control que no son tan obvias y por tanto podríamos pasarlas por alto.

Otra cuestión polémica que trae consigo la iniciativa de control laboral de Canon es sobre la felicidad. ¿Sonreír significa ser feliz en el trabajo? El nuevo ‘ábrete sésamo’ es una sonrisa de oreja a oreja, pero hay que ver si alargar la boca es lo mismo que sonreír. Si no, que le pregunten al Joker.

Resiliente Digital

¿Cómo nos protege la ley en este sentido?

Más allá de las legislaciones por países, el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) establece que los trabajadores deben tener una comprensión clara de cuándo es probable que se obtenga información sobre ellos, por qué se obtiene, cómo se utilizará y a quién, si alguien, se divulgará.

Existen seis bases legales para el procesamiento de datos personales bajo GDPR:

  • Consentimiento claro de la persona en cuestión
  • Obligación legal
  • Interés vital para el individuo
  • Interés público
  • Obligación contractual
  • Interés legítimo del responsable del tratamiento

La ley es clara en el sentido de que los trabajadores tienen derecho a ser informados si sus datos se recopilan con fines de vigilancia y nosotros tenemos derecho a ser consultados.

Conclusión

Cuesta creer que una empresa que no respeta la libertad e intimidad de sus empleados pueda realmente hacerlos felices. En todo caso, mientras tanto avanzamos hacia un uso de la tecnología cada vez más invasiva de la privacidad.

A menudo, estas tecnologías se disfrazan para ayudar a la productividad, para respaldar la salud pública durante una época de crisis, pero en realidad están sobrepasando los límites aceptables.

Tenemos que ser claros en la ley y en las prácticas laborales sobre dónde están las líneas. No podemos bajar la guardia, si queremos conservar este derecho fundamental en todas las áreas de la vida.

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation