Los Backbone de Internet – Dependencia Tecnológica Controlada

Los backbones de internet

Los backbones de internet

Internet libre, dos palabras que damos por hecho que van juntas, ¿pero realmente es así? En gran medida dependerá de si evitamos que el llamado ‘backbone’ no pase a ser la nueva forma de control de los países y multinacionales sobre nosotros. Algunos países intentan mover los hilos de las telecomunicaciones mundiales. ¿Qué es exactamente eso de ‘backbone’ y quién está detrás?

 

Backbone, un asunto geopolítico clave

Se habla mucho a día de hoy de la batalla comercial de las grandes naciones, o de los gaseoductos en Europa, pero poco se habla de Backbone. En inglés significa columna vertebral, y se refiere a las conexiones troncales de Internet. La batalla por el poder también ha llegado al mundo online.

Capacidad de ancho de banda regional de Internet internacional en 2011

Capacidad de ancho de banda regional de Internet internacional en 2011

Estas columnas vertebrales de Internet (compuestas por una gran cantidad de routers interconectados a través de fibra óptica) suelen implementarlas entes comerciales, educativos o gubernamentales.

Dada la importancia que está teniendo Internet en la actualidad, los Gobiernos quieren tener el control de forma militar, influenciando a sus socios comerciales. Así, el tema se ha convertido en un asunto geopolítico clave.

Resiliente Digital

Los backbone en el mundo, ¿quién quiere controlar nuestra navegación?

Muchos países como Estados Unidos obligan a las empresas de telecomunicaciones a que toda la información de Internet pase por su infraestructura, para tener siempre la posibilidad de intervenir las comunicaciones.

Esto no solo afecta a los ciudadanos estadounidenses, sino que va más allá a día de hoy. En estos momentos, por ejemplo, más del 90% de las comunicaciones digitales en Argentina pasa primero por Estados Unidos.

Otros países como China o Rusia se blindan ante esta situación, por ejemplo en el caso ruso tenemos la llamada RuNet que bloquea algunos sitios fuera del país. De hecho, Putin tendría el poder de desconectar Internet en Rusia en determinadas emergencias. Esta decisión y otras han ido acercando posiciones entre Rusia y China en los últimos años.

En Europa vimos el tema del artículo 13, una Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital que tiene impacto directo en la libertad de Internet.

En el caso de España no podemos ignorar el decreto-ley 14/2019 que también afecta al control de Internet y nuestro uso diario. Más recientemente hemos visto la aprobación de un Ministerio de la Verdad en el Gobierno español.

Con el pretexto de combatir las fakenews y siempre con el relato de hacerlo por el bien del ciudadano, se recortan derechos fundamentales.

Freedom on the Net y otras organizaciones que luchan por una Internet libre hace tiempo que alerta sobre los peligros de todas estas decisiones gubernamentales, que atacan directamente a nuestra libertad digital y personal.

Es más, ahora con la pandemia mundial la situación no ha hecho más que empeorar de manera alarmante. En este caso por razones de salud se limitan las libertades individuales.

Cuando no fue el terrorismo fue la COVID, y luego será otro motivo. Siempre habrá algo que temer, pero no dejemos que esos miedos nos impidan salvaguardar y proteger la libertad.

Tendremos que encontrar la forma de avanzar, mantener la seguridad y conservar los derechos fundamentales. No deberíamos asumir que hay que sacrificar libertad por seguridad a toda costa.

Más allá de los países, cuidado con las operadoras

Es importante que no nos centremos solo en los peligros de abusos de los Gobiernos o incluso del GAFAT, es decir, grandes tecnológicas como Facebook o Google con un gran poder.

Hay otros intermediarios en la backbone de vital importancia, porque en realidad podrían estar tomando decisiones clave pasando mucho más inadvertidas que Estados y grandes tecnológicas.

Las redes centrales individuales son propiedad privada de los proveedores de servicios de Internet (ISP) de nivel 1, operadores gigantes cuyas redes están conectadas entre sí. Por ejemplo, estarían Deutsche Telekom, Global Telecom and Technology (GTT), NTT Communications, Sprint, Tata Communications, Telecom Italia Sparkle, etc.

Al unir estas redes de largo alcance, los ISP de nivel 1 crean una única red mundial que les brinda acceso a toda la tabla de enrutamiento de Internet para que puedan entregar tráfico de manera eficiente a su destino a través de una jerarquía de ISP cada vez más locales.

Actualmente estas redes centrales privadas tienen en su mano, si quisieran usarlo, el poder de conectar o desconectar Internet. Además, ¿sabías que a día de hoy las operadoras como Movistar o Vodafone pueden guardar una lista de todas las webs a las que un usuario se ha conectado?

Cualquier medida abusiva técnica que los usuarios en su mayoría ni si quiera percibirían podría recortar nuestra libertad y privacidad. Por ejemplo, un control sobre el uso de DNS de los usuarios podría incluso hacer que las operadoras que proveen Internet en los hogares censurasen webs e incluso pudieran intercambiar una imagen por otra para que el usuario viese información alterada en su dispositivo.

Esperas que cuando escribes un nombre de dominio que realmente vas a donde se supone que debes ir. Las vulnerabilidades del DNS no reciben mucha atención hasta que se produce un ataque real y sale en las noticias.

Por ejemplo, en abril de 2018, los servidores públicos de DNS que administraban el dominio de Myetherwallet fueron secuestrados y los clientes fueron redirigidos a un sitio de phishing. Muchos usuarios informaron de la pérdida de fondos de su cuenta, y esto atrajo mucha atención pública a las vulnerabilidades del DNS.

Hay varias medidas que se pueden tomar para prevenir los ataques de DNS. Una es que los servidores DNS deben ser configurados para depender lo menos posible de las relaciones de confianza con otros servidores DNS.

Conclusión

El siglo XX terminaba con la esperanza de vivir en un mundo cada vez más interconectado, informado y democrático. En cambio, en esta década de los 20 ya asoman peligros de dictadura por todos los lados.

Por desgracia, la mayoría de la población está distraída haciéndose selfies, poniéndose mascarillas para no contagiarse o viendo vídeos de gente bailando en TikTok.

Internet, que ha sido nuestra principal senda de esperanza, podría convertirse en la peor arma contra nosotros. No dejemos que aquellos que abusan del poder utilicen esta maravillosa herramienta como arma contra nuestras libertades.

La batalla aún no se ha perdido, pero requiere de nuestro esfuerzo y compromiso. ¡Mantengamos Internet libre y usémoslo para proteger los derechos fundamentales cada vez más en peligro!

Déjanos tu comentario:

comentarios

Marketing Automation